Vistas de página en total

lunes, 24 de junio de 2024

El Diario de la Nueva Movilidad a Hamburgo 2025

Pasito a Paso hacia un Intercambio Pionero en las EEOOII

Ya durante nuestra estancia en la Anna-Warburg-Schule en febrero de este año apreciamos que había interés suficiente entre el alumnado que estudia Español para intentar organizar una movilidad con el formato de un intercambio que combinara la asistencia a clases según el perfil de cada participante con contactos previos personales, alojamiento en domicilios de alumnos y acompañamiento durante las actividades culturales. La interacción entre alumnos fue uno de los aspectos mejor valorados durante nuestra estancia en Hamburgo, por lo que tanto el centro alemán como nuestra comisión Erasmus+ estuvimos de acuerdo en lanzar esta movilidad.
 
La preselección de participantes finalizó en mayo y los profesores Tanja Zimmermann y Antonio J. Fernández comenzaron a organizar los detalles del intercambio:

23.5.24: Fin del plazo de solicitud.
28.5.24: Reunión con la coordinadora Erasmus+.
29.5.24: Videollamada entre los profesores para intercambiar información y decidir sobre participantes, vuelos y programación cultural.
13.6.24: Videollamada para preparar la videoconferencia con todos los participantes: orden del día, emparejamientos, temas de conversación.
18.6.24: Videoconferencia a modo de “reunión de kick off” de todos los participantes (con la ausencia excusada de un alumno alemán y otro español). Se trataron fechas y aspectos organizativos, se presentó el grupo, se comunicaron los emparejamientos y se pidió a los estudiantes que se presentaran por escrito y en video o audio. Luego, se les dividió en salas virtuales para sus primeras interacciones personales en varios idiomas y para intercambiar correos electrónicos.

jueves, 20 de junio de 2024

Nueva Movilidad a Hamburgo 2025: Un Intercambio Real entre Alumnos de la EOI y la Anna-Warburg-Schule

Nos complace anunciar que, como parte de nuestras actividades formativas en el marco de la acreditación Erasmus+, hemos realizado una movilidad a Hamburgo del 20 al 26 de febrero de 2024. Esta experiencia no solo ha enriquecido a nuestros alumnos este curso, sino que también tendrá un impacto significativo el próximo curso 24/25, ya que hemos establecido una combinación de movilidad con un intercambio real entre los participantes de ambos centros.


Impacto y Futuro

La movilidad a Hamburgo ha sido un paso importante en nuestra misión de internacionalización y visibilización de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) de Alcalá de Henares. La experiencia ha sido extremadamente enriquecedora para todos los participantes. Marta, Rafa, María, Alejandro, Inés, Mario, Toni y Adriana han destacado cómo esta movilidad ha mejorado su competencia lingüística, su comprensión cultural y sus relaciones internacionales. Sus testimonios reflejan el valor incalculable de estas experiencias en su formación personal y académica.

Lo más destacable de esta movilidad es que tendrá un impacto duradero, ya que hemos planificado un intercambio real para el próximo curso 24/25. Esperamos con entusiasmo recibir a los alumnos de la Anna-Warburg-Schule en octubre, continuando este fructífero intercambio que enriquece a ambas instituciones. A continuación, presentamos un diario de los pasos que se van dando. Aunque requieran mucho tiempo y coordinación entre las partes implicadas, estos esfuerzos son muy gratificantes y queremos que podáis seguir nuestro hito de cooperación entre un centro de adultos como nuestra EOI Alcalá de Henares y un centro de secundaria extranjero. Continúa leyendo aquí.










lunes, 10 de junio de 2024

Movilidad Erasmus+ a Grimstad (Noruega) 2024




¡Hola! Soy Sol, profesora de portugués en la EOI Alcalá de Henares.

Entre el 20 y 26 de abril de 2024, tuve la extraordinaria experiencia de viajar como acompañante docente de un grupo de nuestros estudiantes en la ciudad de Grimstad, en Noruega. ¡La experiencia no podría haber sido mejor!

Siempre es un honor ser seleccionada para una movilidad Erasmus. Y además es muy enriquecedor y divertido. Además de quien escribe estas líneas, el grupo de ocho estudiantes también con dos docentes de la EOI, las profesoras Fely y Mónica que viajaron en una misión Jobshadowing (otra modalidad del Programa Erasmus).

Antes de llegar a nuestro destino, nos encontramos en la ciudad de Kristiansand, donde pasamos la noche. Allí pudimos descubrir lugares preciosos, cuya sorprendente belleza nos animó a investigar un poco sobre la historia de la ciudad y la región. También visitamos la ciudad de Arendal y sus espectaculares vistas. Allí nos invitaron a una deliciosa comida preparada por la maestra Marit, en su casa ubicada en lo alto de un paraíso maravilloso.








En Grimstad pudimos comprobar que tal belleza se extiende por la región sur del país y se refleja en las sonrisas de su gente. Nuestra experiencia en el centro de estudios Kvalifiseringstjenesten estuvo constituida entre aprendizaje y grandes emociones. En todo momento estuvimos guiados y asistidos por nuestro anfitrión, el profesor Arve.

Este centro, diseñado para enseñar el idioma noruego y otras habilidades al colectivo de inmigrantes y refugiados que llegan al país, está ubicado en un lugar de gran belleza y tranquilidad y pretende ayudar a la integración de personas de los más diversos orígenes, que la necesidad de aprender el idioma noruego es urgente (en palabras de sus propios alumnos). Se trata, por tanto, de un alumno muy heterogéneo, tanto en las edades como en los lugares de procedencia de cada uno.

Son igualmente diversos los motivos de su emigración, lo que caracteriza en muchos casos el refugio y, por tanto, la necesidad. Y si todo esto constituye en sí mismo una experiencia resonante, la experiencia de un gran tenor humano, mucho más lo ha sido el poder hablar e intercambiar opiniones y puntos de vista con tanta gente diferente, estableciendo puentes entre el mimo y la incipiente lengua noruega. que estábamos aprendiendo. Un desafío al que todos respondemos con cariño e intereses legítimos.

Además de asistir diariamente a clases de noruego, aprendimos mucho sobre sus formas de enseñar y aprender, sobre sus costumbres y rutinas, tan diferentes a nuestros tiempos en cuanto a horarios. Al preparar nuestras presentaciones, uno de nuestros objetivos era intentar desconstruir los estereotipos habituales sobre los españoles. Pues cuál no sería nuestra sorpresa al descubrir que nuestras propias creencias sobre los habitantes de este país estaban pobladas de desinformación. 

Probablemente pensábamos que la gente del norte no sonriese mucho, pero lo que nos encontramos fue precisamente lo contrario. Quedamos gratamente sorprendidos por la hospitalidad con la que los profesores nos recibieron en sus hogares, abriéndonos las puertas a su intimidad y a sus experiencias de vida. Y otro tanto se puede decir de la gente local, en los comercios y en las calles.

Al finalizar nuestra estadía, fuimos invitados a un evento llamado “Arte Inmigrante”, en el que varios integrantes de este colectivo presentaron platos de su gastronomía y música y bailes de sus regiones de origen. Por su parte, nuestros alumnos ofrecieron un precioso Paso Doble y luego - no sin emoción, esto hay que decirlo - entonaron el Himno de Alcalá de Henares. Mientras tanto, las banderas de España y Erasmus presidían la mesa que habíamos preparado con nuestros mejores embutidos y bollería, todos traídos de España.

Un párrafo aparte merecen los chicos y las chicas que hicieron de esta una agradable experiencia: nuestros alumnos Alberto, Clara, Juanjo, Mar, María, Marta, Nahir y Paula. Hay que cosas que nos llevamos para siempre.

Cada experiencia Erasmus nos permite conocer y aprender de otras culturas. Aprendemos de lo que significa estar en Europa y ser parte de todo esto. Aprendemos a convivir en grupo, de forma solidaria y eficaz. Pero aprendemos, sobre todo, de nosotros mismos.


¡Veamos ahora los relatos de los estudiantes que participaron!




El relato de Alberto


¡Ey!

Creo que será complicado resumir toda esta experiencia en unas pocas líneas, pero allá vamos.

No era la primera vez que participaba en un movimiento Erasmus+, pero en diciembre de 2022 tuve la oportunidad de viajar a Le Mans junto a unos amigos y profesores brillantes y de los que guardo un maravilloso recuerdo. Ese primer contacto con el programa Erasmus+ me permitió descubrir un proyecto hasta que fue un momento desconocido para mí y quedé impresionado por todas las oportunidades de aprendizaje que ofrecía.

Esta vez, con diferentes destinos y compañeros (¡a excepción de Sol!), la experiencia se ha vuelto súper enriquecedora, superando aún más (si cabe) mi recuerdo de movilidades anteriores.

Creo que tengo mis compañeros para todos nosotros cuando digo que todo el grupo nos hizo sentir verdaderamente acogidos e integrados en la vida del colegio noruego. Todos ellos y sus profesores se implicaron muchísimo, participando en un montón de actividades y conociendo la cultura noruega de primera mano, abriéndonos algunos de ellas en las puertas de sus casas (¡mención especial a Marit y Arve!).

Esto, al principio, me impactó bastante, nos hizo ver el prejuicio de que los nórdicos eran gente fría, distante y reservada, pero resultó en que no lo son para nada. Sin apenas conocernos, el mismo día que llegamos, Marit nos invitó a merendar unos ricos rollitos de canela y galletas en su casa de Arendal. Unos días después nos encontramos cocinando sopa tailandesa de gambas acompañada de pan de ajo en casa de Arve, una cabaña de madera frente a un lago rodeada de bosque. Guardo un recuerdo especialmente grato de aquella tarde (porque sí, resultó ser cierto: ¡a las cinco y media entraron en escena!), hablando con Arve en su salón sobre multitud de temas, intercambiando puntos de vista y conocimientos culturales. datos de su y nuestro país respectivamente. Creo que no se puede elegir mejor el lema del programa Erasmus+: “Enriqueciendo vidas, abriendo mentes”, porque en momentos como este me hace darme cuenta de lo mucho que tenemos y podemos aprender de los demás, y ahí está el verdadero valor de sus movilidades.

Y con esto llevo seis años estudiando en nuestra EOI, pero con cada curso que finalizo me reafirmo en lo afortunados que somos de tener oportunidades como estas, del enorme valor que tiene el programa Erasmus+ y de todas las posibilidades que nos ofrece. Especialmente, para nosotros como estudiantes de idiomas, este es el momento en el que podemos dejar el libro y poner en funcionamiento todo lo que hemos aprendido en clase.

No me extiendo más, pero no quería terminar sin antes agradecer a las personas que hicieron posible este movimiento, especialmente a Viktorija, nuestra coordinadora Erasmus+, a las profesoras Sol, Mónica y Fely por apoyarnos y guiarnos en esta experiencia. y mis amigos Nahir, Juanjo, Mar, Paula, María, Marta y Clara, de quienes traigo una amistad inesperada.

¡Tusen takk!

¡Vi ses snart!

Alberto :)








El relato de Clara

Hola a todos, Soy Clara, estudiante de inglés nivel B2.2, y tuve la suerte de poder formar parte del último movimiento Erasmus+ en Grimstad, en Noruega. Personalmente, recomendaría esta experiencia a cualquiera que pueda aprovechar la oportunidad. A lo largo del viaje, mis compañeros, los profesores y nosotros pudimos aprender, sobre el terreno, la lengua y la cultura de Noruega, así como la cultura de otros países que procedían de los alumnos del colegio al que asistimos. 

En esta escuela los estudiantes aprendieron noruego y aspectos de la cultura noruega para poder desenvolverse efectivamente en la sociedad. Los estudiantes eran adultos y venían de países extranjeros como Ucrania, Turquía, Filipinas e incluso de países de América Latina, todos y cada uno de ellos nos recibieron como a uno más de sus compañeros, sin importar si compartíamos idioma o no, los Lo importante era entendernos más palabras. Además de los alumnos, los propios profesores del colegio también nos recibieron con los brazos abiertos, él, los de los profesores también nos abrieron las puertas de su casa y nos invitaron a comer y compartir tiempo juntos, fue sin duda algo que nos hizo Siéntete uno más. Durante la semana realizamos muchas actividades, jugamos a la petanca (algo parecido a la petanca) con algunos alumnos del colegio, dimos un paseo por Grimstad y muchas cosas más, pero no hubo duda donde pude sentir algo único. 

“Arte Migrante”, una actividad que involucra a adultos y niños de diferentes países y donde cada uno trae un puñado de nuestra cultura, algunos traen comida, otros realizan danzas típicas, cantan canciones en diferentes idiomas y leen poesía. Creo que mis compañeros estarán de acuerdo conmigo en lo increíble que me sentí como en casa en un lugar donde, en el terreno, no sabíamos el nombre, aunque también conocíamos el idioma. 

Recomendaría esta experiencia a cualquiera que tenga inquietudes sobre conocer otras culturas y quiera poder acercarse a ellas. Por último me gustaría agradecer a todas las personas que hicieron posible esta experiencia y fueron parte de ella, no hay manera de explicar el sentimiento que se siente después de una experiencia como esta, la única manera de entenderlo es vivirlo, que es por eso vuelvo a recomendar a cualquiera que deje algo que no tiene por qué ser parte de algo en cuanto se presente la oportunidad en alguna ocasión, ya que entonces, si lo hace, es el único que se arrepiente de no haberlo hecho antes. A veces no pienso en eso. ¡Tusen takk! Ah, eso es todo, ¡muchas gracias! claro








El relato de Juanjo

Hola a todos,
Me dirijo a vosotros para compartir la maravillosa experiencia de nuestro viaje Erasmus+ a Noruega. Somos un grupo de estudiantes de la Escuela Oficial de Idiomas de Alcalá de Henares que vimos la oportunidad de pasar una semana en este hermoso país, y estoy encantada de contaros lo que vivimos allí.

Desde el momento en que llegamos a Grimstad (foto 1), nos sentimos bienvenidos por la calidez de nuestros anfitriones noruegos, mención especial de su coordinador Erasmus, Arve Konnestad. La primera impresión quedó asombrada por la belleza natural del paisaje. La organización del programa fue impecable y cada día estuvo lleno de actividades interesantes y educativas.

Durante nuestra estancia asistimos a clases en la escuela “Kvalifiseringstjenesten” (complejo de pronunciar) donde se desarrolló un programa especial para inmigrantes que llegan de diferentes partes del mundo (por razones obvias conocemos a muchos estudiantes de Ucrania). Vimos la oportunidad de practicar nuestro inglés y aprender algunas frases en noruego. Los profesores noruegos fueron muy amables y rápidamente nos integraron en su sistema educativo. Me llamó la atención la metodología de enseñanza, muy participativa y centrada en la rápida integración social de los estudiantes. Además, nos enriquecemos culturalmente al conocer compañeros de diferentes países, con los que compartimos conversaciones y actividades durante el horario escolar que finaliza por la tarde.

Uno de los momentos más destacados fue la fiesta de “Arte Migrante” (foto 2), donde pudimos disfrutar de algunas canciones y bailes noruegos, turcos, ucranianos y brasileños, además del aporte del grupo de españoles que cantaron el himno de Alcalá de Henares y Bailamos un pasodoble (no todos). Fue fascinante ver cómo la música y la danza pueden ayudar a personas de países tan geográficamente distantes a integrarse rápidamente. Además, disfrutamos de una extensa variedad de productos culinarios típicos de cada país (foto 3) que nos ayudaron a recuperar el ánimo tras los bailes. Esta mágica experiencia quedará grabada en mi memoria para siempre.

También tuvimos tiempo de explorar el pueblo de Grimstad, visitando sitios populares como el puerto (foto 4) y el faro (foto 5). La vida en el pueblo nos parecía muy tranquila y organizada (quizás demasiado), y la gente, muy respetuosa y educada. Nos impresionó el alto nivel de vida y el compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente que disfrutan los noruegos.

Este viaje Erasmus+ sobre el terreno nos permitió mejorar nuestras habilidades sociales con otras culturas, al mismo tiempo que nos dio una nueva perspectiva sobre el estilo de vida noruego además de sentirnos más abiertos y con una mayor comprensión del mundo. Creo firmemente que este tipo de intercambios culturales son fundamentales para el desarrollo personal y académico de cualquier estudiante.

Me gustaría agradecer a la Escuela Oficial de Idiomas de Alcalá de Henares por hacer posible esta experiencia y a nuestras profesoras, Sol, Mónica, Fely y Victoria, por su dedicación y entrega en este programa Erasmus+. Sin duda, esta semana en Noruega ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida (y os puedo asegurar que he tenido muchas desde hace mucho tiempo).
Espero que más estudiantes puedan vivir experiencias similares en el futuro y seguir construyendo puentes de entendimiento y amistad entre nuestras naciones.

Con cariño y gratitud,
Juan José Guerrero Corpas



Foto 1


Foto 2


Foto 3


Foto 4
Foto 5


El relato de María


¡¡Hola!! Soy María, estudiante de inglés en la EOI de Alcalá de Henares.
Tuve el gran éxito de participar en el viaje Erasmus a Grimstad, un pequeño pueblo de la costa sur de Noruega. Tengo que decidir que ha sido una de las mejores experiencias, por no decidir la mejor, de mi vida.

Cabe resaltar que una de las cosas más importantes que me llevé de este viaje fue el grupo que creamos allí, el buen rollo y el amor que compartimos todos juntos al instante. Éramos ocho alumnos y tres profesores en el colegio, y desde el primer día éramos uno solo. A lo largo de muchos días y diferentes actividades hemos ido construyendo un grupo inmejorable que se ha mantenido hasta el día de hoy.

El primer día llegamos a Kristiansand, la ciudad más importante de la región. Fue mi primer contacto con Noruega y su clima (frío). Visitamos la ciudad y comimos juntos allí. Por la noche nos encontramos con un grupo de noruegos que nos recomendaron lugares para salir, y algunos nos animamos a salir de fiesta y descubrir la vida nocturna de la ciudad.

Al día siguiente finalmente llegamos a nuestro destino: Grimstad. En este pueblo nos hospedamos en unas pequeñas casas que terminaron convirtiéndose en nuestro hogar de grupo durante esa semana. Ese mismo día conocimos a Arve, nuestro profesor de noruego acompañante. Con eso aprovechamos para conocer un poco el centro y el puerto de la ruta del autobús que nos llevó a Arendel, el pueblo de Marit, una profesora del colegio de Grimstad que nos invitó a una reunión con carpetas.

Los días siguientes pudimos conocer el pueblo, su gente, sus negocios, su comida, etc. Además, pudimos asistir a clases de noruego junto con estudiantes de muchos países diferentes, que nos acogieron como uno solo desde el primer día.

Uno de los aspectos más destacables del viaje fue la gente que conocimos allí. Tanto los profesores como todos los alumnos del colegio se sintieron bienvenidos y acogidos en todo momento, según sus propias palabras, del mismo modo que el pueblo los acogió cuando llegaron. El primer día en el colegio pudimos conocer a muchos de ellos, su historia, sus países de origen, sus gustos e incluso parte de su familia gracias al Walk&Talk por el bosque y por el centro de Grimstad. En clase aprendimos los diferentes niveles de noruego que allí estudiamos y realizamos múltiples actividades que nos prepararon y nos hicieron sentir parte de ellos. Nos invitaron a participar en una clase de cardio que pondrá a prueba todas nuestras capacidades. Además, nos prepararon para un campeonato de boccia (una especie de petanca con bolitas de gomaespuma). Finalmente, nos pidieron conocer parte de la cultura española en un recorrido de presentaciones sobre los diferentes estereotipos de España y cualquier dato que quisieran saber sobre nuestro país y nuestro país.

Fuera de la escuela, Kateryna y su familia nos llevaron a visitar el pueblo y un mirador. Además, algunos alumnos nos recomendaron que fuéramos a Apotekegarden, un restaurante donde los cocineros eran alumnos de la escuela de hostelería del pueblo. ¡Sé muy feliz! Además, Arven (el profesor acompañante) nos invitó a su casa a cocinar sopa de gambas tailandesa, que cocinamos todos juntos y que estaba riquísima. Terminamos esa tarde aprendiendo a bailar pasodobles para el día siguiente, que fuimos a la feria de Arte Migrante, un encuentro donde personas de diferentes países (algunos, nuestros compañeros de escuela) compartieron comida de su país y parte de su cultura: música, bailes. , etc. Compartimos con ellos comida española, el pasodoble… ¡y hasta cantamos el himno de Alcalá de Henares!

Finalmente, estoy muy agradecido de haber podido vivir esta experiencia, que sin duda superó todas mis expectativas. Fue un viaje increíble donde pude aprender sobre Noruega y su cultura, su gente, sus costumbres, etc. No puedo hablar del viaje a Grimstad sin recomendarlo a todo aquel que se atreva a vivir esta enriquecedora experiencia. Además de conocer otras culturas, estos viajes te llevarán a conocer gente increíble, tanto de tu grupo de viaje como de todas las personas que te dan la bienvenida a tu destino y que, quizás, de hecho, serán las mejores que jamás verás. .
Todo esto siempre será parte de la aventura.







El relato de Marta

¡Hola a todos!
En este blog me gustaría poder contaros mi experiencia participando en la movilidad Erasmus en Grimstad, en Noruega, donde pasé una semana que siempre recordaré.

Los primeros días fueron muy intensos en cuanto a las nuevas experiencias que vivimos todos, aunque solo les habíamos visto las caras en una reunión anterior, pero no habíamos tenido la oportunidad de reunirnos, por lo que nuestro primer encuentro fue donde pudimos compartir experiencias fue la madrugada del 20 de abril en el aeropuerto, donde llegamos todos juntos para dirigirnos a Kristiansand, ciudad noruega donde aterrizó nuestro avión. Al llegar allí encontramos las habitaciones del hotel donde dormiríamos esa misma noche y nos dispusimos a explorar la ciudad. Kristiansand era grande y tenía mucha vida, lo que más nos sorprendió fue la cantidad de tiempo que tenía. Todos pensábamos que teníamos que resguardarnos siempre, ¡pero a veces nos podíamos quedar cortos! Vimos la iglesia nórdica de la ciudad, el centro y algunos nos animamos a salir a tomar algo esa misma tarde y probar la fiesta noruega, que no tenía nada que ver con España, ya que el ambiente era muy animado y nos reunimos con Muchos estudiantes como nosotros, salen a divertirse.

El domingo tomamos un autobús a Grimstad y nos ubicamos en las casas designadas para estudiantes y profesores. Eran apartamentos típicos del norte que te hacían sentir como uno de los mejores. Ese mismo día, una profesora, Marit, nos invitó a tomar una merienda en su casa de Arendal, una preciosa ciudad a sólo unos minutos en autobús de Grimstad. A todos nos impresionó lo bonita que era su casa, las vistas al mar que tenía y lo bien que nos preparó. Posteriormente pudimos visitar Arendal en grupo, admirar el hermoso paisaje y aprovecharlo para conocernos.

La semana académica comenzó este mes, y desde el centro donde estudiamos, el “Kvalifiseringstjenesten in Grimstad” organizó un viaje para que pudiéramos encontrarnos con nuestros compañeros de clase, en su mayoría refugiados de países como Siria o Ucrania. Realizamos varios “walk and talk”, unos paseos por la ciudad donde nos emparejan con personas con las que no tenemos ningún idioma en común, por lo que la comunicación es muy divertida y difícil a la vez. El primero de ellos nos llegó por la zona más boscosa de la ciudad, desde donde pudimos subir a un hermoso mirador, además de apreciar árboles de muy diferentes tipos, y el segundo de ellos nos permitió ver la ciudad y sus edificios mientras seguíamos tratando de encontrarnos con nuestros compañeros. Ese mismo día fuimos a un restaurante muy popular de allí, donde una vez por semana se hacían cargo del servicio los alumnos de la escuela de hostelería, que nos servían unas hamburguesas muy ricas, eso sí, a las cinco de la tarde. La comida y los tiempos son una de las cosas más impactantes que te encontrarás si viajas a un país como Noruega.

Dedicamos el resto de la semana a diferentes tipos de actividades y clases académicas. Por grupos grandes pasando por diferentes niveles de clases de noruego donde se reunieron nuestros compañeros, desde niveles muy básicos hasta niveles mucho más avanzados donde aprendimos mucho vocabulario útil del idioma. Un día incluso asistimos a una clase de zumba que impartía un profesor y ponía a prueba hasta al más deportista de nuestro tiempo, y el otro aprendimos a jugar a la “boccia”, un juego parecido a la petanca española. Esta misma semana, Arve, el profesor que nos guió durante el programa, nos invitó a preparar y degustar una sopa tailandesa que se podía preparar en su casa, que llevaba langostinos y melocotón, una combinación bastante inusual pero que nos gustó mucho.

El último día de clases allí, el día que estábamos un poco tristes, compartimos una comida de comida y tradiciones de cada país en el “kultur hus” de Grimstad. Allí llevamos diferentes comidas típicas españolas para que las pudiéramos probar (almendras encurtidas de Alcalá, tarta de Santiago, fuet…) y también pudimos probar lo que vestían el resto de alumnos. Por otro lado, también aprendimos bailes de otros países, aprendimos por nuestra cuenta a bailar el pasodoble español e incluso cantamos el himno de Alcalá. Fue un viaje muy divertido aunque fue triste saber que esta aventura había terminado.
En conclusión, esta experiencia ha sido muy especial para mí y para el resto de mis compañeros y profesores, ya que en el terreno aprendimos mucho sobre Noruega, su cultura y los amigos que pudimos hacer, aunque también creamos amistades gracias. a este programa. Estoy muy agradecido a Erasmus y a la EOI por darme esta oportunidad y recomiendo que cualquiera que lea este blog y lo esté replantando, participe en un viaje como este que nunca olvidará.








El relato de Nahir

Hola a todos,
me gustaría empezar agradeciendo a la EOI, al programa Erasmus+ y en especial a mi profesora Viktorija que me animó a participar en esta enriquecedora experiencia.

Cuando me presenté como candidata no tenía muchas esperanzas de ser seleccionado pero luego intenté presentar toda la información necesaria. Una vez seleccionado me quedé con una idea de cómo sería esta experiencia, ¿me sentiría cómoda con mis acompañantes?, ¿sería tan intensa como me dijiste?, etc. Llevar a la conclusión de que,definitivamente, sería un viaje diferente, pero nunca pensé que sería una experiencia que influenciaría muchas áreas de mi vida.

El día que iniciamos la aventura con el resto de mis compañeros en el aeropuerto, una vez llegamos a Noruega, nuestra primera parada era Kristiansand. Allí nos hospedamos en un hotel en habitaciones dobles y estuvimos juntos mientras conocíamos la ciudad, pero la aventura realmente comenzó cuando llegamos a nuestro destino, Grimstad, donde nos hospedamos en casas típicas en grupos de cuatro. Una vez allí visitamos otra ciudad llamada Arendal, donde una de las profesoras del centro nos invitó a tomar una merienda en su casa. Todo estuvo delicioso y fue una gran oportunidad para poder conocer su cultura y costumbres. Además, fuimos a casa de Arve (el profesor que nos guió hasta el centro) a comer sopa de gambas tailandesa, tuvimos una interesante conversación y todos participamos en la preparación de la comida, haciéndonos sentir muy felices.

La experiencia en el centro fue muy agradable, allí estudiamos clases de noruego con alumnos refugiados. Aprendimos algo sobre Noruega y conocimos compañeros de diferentes países y edades, lo cual fue muy enriquecedor. Cabe destacar que los alumnos se mostraron motivados, las clases fueron dinámicas y centradas en la conversación. Teníamos clases de 10:00 a 14:00 con un descanso para comer juntos.

La cantina en el centro, y el resto del día tuvimos tiempo libre.
para visitar el pueblo y realizar diferentes actividades. Me gustaría destacar la tarde que compartimos con Kateryna y su familia (alumnos del colegio) quienes nos llevaron de viaje por el pueblo. Como último descubrimiento justo antes de partir, Battery Grimstad, un pequeño faro con ruinas de la Segunda Guerra Mundial.

Al final, esta experiencia superó todas las expectativas en todos los aspectos, tanto con el centro noruego, sus alumnos y profesores, como con sus compañeros de EOI. Fue muy enriquecedor conocer su cultura y las diferencias y similitudes que existen entre nosotros, conociendo el ámbito educativo e incluso sus hogares. Este Erasmus+ por sí solo resultó ser una gran experiencia, pero ciertamente tuve que comentárselo a mis amigos que lo compartieron conmigo , porque durante solo 6 días sentí que nos conocíamos de toda la vida y sentí que estaba en hogar.

Si te estás preguntando si participar en el próximo Erasmus+ te animo a que lo consideres, ¡todos deberíamos tener una experiencia como esta, al menos una vez en la vida!


viernes, 15 de marzo de 2024

Movilidad Erasmus + a Hamburgo

 Alster, Blankenese, Elbtunnel, Elfie, Hanse, Michel, Moin, Reeperbahn, SPA…



Introducción

La movilidad con alumnos a Hamburgo realizada del 20 al 26 de febrero de 2024 forma parte de las actividades formativas realizadas en el marco de nuestra acreditación Erasmus +. La visita se ha organizado fundamentalmente sobre tres ejes: 

  • asistencia a clases del centro Anna-Warburg-Schule durante cuatro días (de acuerdo con el perfil de los alumnos participantes); 

  • contacto e interacción directos con alumnado y profesorado de este centro de FP y Bachillerato (de la rama de Educación Infantil -Sozialpädagogische Assistenz=SPA- y Pedagogía y Psicología), incluso fuera del horario lectivo (nos han acompañado absolutamente todos los días alumnos y alumnas de Español del centro); 

  • visitas y actividades culturales que han permitido conocer la realidad e historia de la ciudad, a través de lugares de interés como el ayuntamiento, el museo Kunsthalle, la importante zona portuaria de Hamburgo, la antigua capital de la Hanse, Lübeck, o el campo de concentración nazi Neuengamme.

A través de las actividades previas, durante los cinco días y medio de estancia y con posterioridad a la misma -mediante las diferentes actividades de difusión- pretendíamos:

  • Mejorar la competencia digital del alumnado y el profesor participante y fomentar el uso de herramientas colaborativas (grupos de Whatsapp, Padlet, documentos/artículos compartidos, información y promoción de la movilidad en RRSS, …) 

  • A través de la promoción e información sobre nuestras movilidades esperamos incrementar la motivación y el interés por las mismas y en general por las enseñanzas de la EOI de Alcalá de H. 

  • Continuar fomentando la internacionalización y la visibilización de nuestra Escuela tanto a nivel local y regional como sobre todo internacional, estrechando nuestros vínculos con centros ya visitados en varios países. Con esta movilidad a la Anna-Warburg-Schule de Hamburgo ampliamos y estrechamos nuestra colaboración que hasta ahora se había limitado a job shadowings. Esperamos que nos devuelvan la visita en octubre.

  • Promover mediante el contacto con los alumnos del centro anfitrión los valores del respeto y la tolerancia hacia personas que hablan lenguas distintas (no solo el alemán), tienen costumbres, religiones y cosmovisiones distintas, usando para ello necesariamente algunas de las lenguas que podamos compartir por nuestro origen o formación (concretamente el alemán, español, inglés y francés).

  • Comparar diferentes estilos y métodos de enseñanza a través de la observación y participación en clases de diferentes asignaturas impartidas en nuestro centro anfitrión.

  • La estancia en Hamburgo ha supuesto unos días de inmersión lingüística real y observación in situ de las coincidencias y diferencias entre Alemania y España como países de gran arraigo en la Unión Europea.





Resumen del programa de la movilidad:

Todos los días laborables entre las 8 y las 13.50, los alumn@s participantes (y también el profesor acompañante) asistían a dos sesiones dobles de diferentes asignaturas (normalmente por parejas): Alemán, Español, Francés, Inglés, Matemáticas, Biología, Teatro, Pedagogía, Psicología y Música. Cada alumno ha tenido que realizar una presentación en una clase de Español sobre diferentes aspectos culturales. El almuerzo/comida lo hacíamos en la cafetería del instituto, normalmente en compañía de alumnos de Español, de manera que había oportunidad de interactuar con ellos en inglés, alemán o español. Una vez acabada la comida, y siempre que todos los participantes hubieran concluido las clases asignadas, desde ahí iniciábamos, acompañados por alumnos del centro anfitrión, la parte cultural y de exploración de Hamburgo, una ciudad-estado de casi dos millones de habitantes que ofrece una cantidad enorme de lugares de interés. 


Día 1: Viaje y llegada al hotel ya por la noche.


Día 2: Primer madrugón y  recepción con un amable Moin por parte de la dirección del centro a las 8.30 h. y asistencia a las primeras clases. - Paseo por el centro y visita del ayuntamiento. - Visita de la iglesia y subida a la torre de San Miguel (Michel). -  Callejón histórico “Krameramtsstuben”. - Barrio de los Portugueses. 


Día 3: Tarde libre: una parte del grupo se va a jugar minigolf, otra parte visita el museo Kunsthalle, ambos grupos en compañía de alumnos alemanes. - El profesor acompañante visita un aula de la Agrupación de Lengua y Cultura Españolas de Hamburgo. - Paseo por la zona comercial del centro y del río Alster. - Cena (Currywurst, Schnitzel y otros platos alemanes).



Día 4: Paseo por la zona del puerto fluvial. - Túnel del Elba. - Paseo en ferry. - Cata de bocadillos de pescado. - Visita a la terraza de la Elbphilharmonie (Elfie la llaman cariñosamente los hamburgueses).  - Visita del museo de maquetas “Miniatur Wunderland”. 


Día 5: Excursión a Lübeck (“Lubeca” en castellano),  antigua capital de la Hanse. - Paseo por la ciudad y visita de varias iglesias. - Compra de típicos mazapanes. - Comida en la bodega del ayuntamiento.  - Paseo por el río. - Vuelta a Hamburgo y paseo por el barrio de St. Pauli y las famosas calles Reeperbahn y Große Freiheit.


Día 6: Desplazamiento hasta el campo de concentración de Neuengamme. - Recorrido del campo, en el que perdieron su vida también españoles. - Comida en restaurante turco en Bergedorf. - Breve paseo por el residencial barrio de Blankenese y Kaffee und Kuchen en un bonito café. 


Día 7: Últimas clases en el instituto. - Sesión de evaluación  conjunta con la profesora alemana responsable (Tanja Zimmermann). - Despedida de los alumn@s alemanes que nos han acompañado durante la estancia. - Último Kaffee und Kuchen cerca del instituto y traslado al aeropuerto.



Valoraciones de los alumn@s participantes

Marta (alumna de A1 de Alemán):

Una de los aspectos que más he valorado de este viaje ha sido la relación que he establecido con los compañeros de la EOI y con los alemanes que nos acogieron y nos acompañaron todos los días. Esto nos permitió estar constantemente aprendiendo y preguntando sobre su vida allí.

El hecho de poder asistir a las clases en Hamburgo nos permitió reflexionar sobre las diferencias en los sistemas educativos.

Además este viaje me parece un refuerzo muy positivo para continuar aprendiendo el idioma. Motiva mucho ver tu progreso.

Me ha encantado esta aventura y sin duda alguna la repetiría con la EOI.


Rafa (alumno de A2 de Alemán):


Durante mi estancia tuve el privilegio de sumergirme en la riqueza cultural alemana mientras perfeccionaba mi dominio del idioma. Esta experiencia no solo me brindó la oportunidad de mejorar mi alemán, sino también de explorar diversas perspectivas de la vida y de la educación.

En el ámbito académico, pude presenciar diferentes enfoques pedagógicos que ampliaron mi visión sobre cómo fomentar la participación en el aula y mejorar los programas de estudio.

Sin embargo, más allá del ámbito académico, lo que más destacaría de mi experiencia fueron las personas. Tanto los habitantes locales como los compañeros de viaje que conocimos a lo largo de nuestra estancia fueron excepcionalmente amables y acogedores. El ambiente que se respiraba en todo momento era simplemente espectacular.

En resumen, mi tiempo en Hamburgo fue una experiencia inolvidable que no dudaría en repetir si se me presentara la oportunidad.


María (alumna de B2.1 de Francés y B2.1 de Alemán):


Me ha encantado vivir desde dentro la cultura alemana y adentrarme de lleno en ella, además agradezco la acogida de la escuela y de los alumnos que han estado con nosotros desde el primer día y nos han hecho sentir como en casa y el buen ambiente entre nosotros. Quiero hacer hincapié en la inversión en este tipo de becas, puesto que nosotros como estudiantes de idiomas, necesitamos practicar en un contexto real y que todo el mundo tenga acceso a ellas. Para finalizar, animo a todo el mundo que solicite plaza. ¡Repetiría sin duda alguna! 


Alejandro (alumno de A1 de Alemán):

La experiencia desde el primer momento ha sido muy enriquecedora, en muchos aspectos. En primer lugar me ha sorprendido la afinidad y la cercanía de los estudiantes que nos acogieron, tanto de los que estuvieron más con nosotros como de los que coincidieron conmigo únicamente en una clase. En todo momento estaban pendientes de nosotros, de traducirnos al inglés si había algo que no habíamos entendido y hacernos partícipes en todo momento de las actividades que se impartieron en la clase. También hacer mención a los profesores que nos permitieron asistir a sus clases y que desde nuestra posición también hacer aportaciones y ser partícipes de la clase y no tan solo oyentes. El trato hacia nosotros ha sido magnífico en todo momento. 

Este viaje me ha ayudado a conocer a mucha gente y aprender sobre todo de la cultura alemana, es un país que me ha llamado siempre la atención y que después de este viaje espero visitar muchas más veces. Esto también me ha motivado a la hora de aprender alemán y poder llegar a comunicarme algún día con los amigos que he hecho en su lengua natal. Ellos también nos hicieron saber que después de este viaje y de nuestra visita tienen más ganas de aprender español, y es algo fascinante cómo en tan solo seis días se pueden hacer estos lazos y que nazcan estas ganas de conocer más de un país, de su lengua y de su gente. 


Inés (alumna de C1 de Inglés y A1 de Alemán):

Espero motivaros a muchos a aplicar a estas becas y también a estudiar un idioma, que me parece algo muy bonito.

Creo que lo más especial que me llevo de este viaje a Hamburgo son las relaciones tanto con los alumnos con los que fui de la EOI, que conectamos desde el primer momento, como con los alemanes. Me sorprendió la implicación que tuvieron los alemanes, tanto alumnos como profesores, por hacernos sentir incluidos desde el minuto uno. Esto nos permitió conocer la cultura alemana desde dentro y ver, por ejemplo, los distintos métodos de enseñanza que tienen allí. Algunos de estos alumnos alemanes nos acompañaron bastantes tardes a hacer actividades y a conocer la ciudad, pudiendo así conocer un poco más sobre ellos y practicar el alemán de una forma mucho más entretenida. Y tengo muchas ganas de que vengan algunos en octubre y así poder verles, y enseñarles sobre nuestra cultura. Me ha encantado esta experiencia y me ha animado a seguir conociendo mucho sobre este idioma. Y sin duda alguna la repetiría, por ello ¡muchísimas gracias por esta oportunidad!


Mario (alumno de B1 de Alemán):


Antes de nada, me gustaría agradecer a mis compañeros de la escuela por todos los momentos juntos, sin ellos el viaje no hubiese sido igual.

Este tipo de experiencias impulsan a uno a seguir mejorando, te ponen en un contexto distinto al habitual y te exponen al reto de integrarte en una sociedad culturalmente distinta. La práctica se lleva a cabo en este tipo de situaciones donde el aprendizaje es continuo, y el valor del viaje, incalculable.

Gracias de nuevo por darme esta oportunidad y animo a todo el mundo a participar.


Toni (C1 de Francés):

Moin, hola a tod@s!

Considero que esta iniciativa es increíblemente acertada, puesto que permite a estudiantes de idiomas de diferentes culturas y países ponerse en contacto y compartir inquietudes, diferencias e impresiones. Durante nuestra estancia allí pudimos conocer desde dentro el sistema educativo alemán, conocer sus carencias y aciertos, poner cara a estudiantes como nosotros y sumergirnos en la vida lectiva alemana durante unos días.

Además, los compañeros que seleccionaron para que nos acompañasen fueron más allá, y no dudaron en acompañarnos a todos los lugares de interés de la capital Hanseática; nos acercaron a su historia, nos explicaron detalles de su cultura y de su historia y de sus manos pudimos adentrarnos por completo en las calles y barrios de la ciudad con la tranquilidad y beneficios que te aporta conocer un lugar junto a autóctonos.

Todo ello se acompañó de esporádicas y espontáneas clases de alemán donde pudimos ampliar nuestro vocabulario y conocimientos de la cultura alemana, a medida que nosotros también compartíamos detalles de nuestra vida aquí en España y nuestro idioma.

Finalmente, considero que esta iniciativa es extremadamente beneficiosa e idónea para estudiantes de las Escuelas Oficiales de Idiomas de todas las edades. Animo a que todo el mundo solicite participar en las próximas movilidades, sin importar la edad o el idioma que se estudia; el lazo que se forja con los compañeros españoles y con los estudiantes extranjeros es maravilloso y la experiencia enriquecedora; ¡no te dejará indiferente, así que anímate, los geht's!


Adriana (B1 de Alemán):

En primer lugar, agradecer una vez más a la EOI por haberme dado esta oportunidad y, en particular a Antonio por habernos acompañado en este viaje.

Tras el viaje considero que ha sido una experiencia única para mí y que sin duda animo y recomiendo a alumnos que tengan la posibilidad en un futuro.

Mencionar también la buena relación que he tenido con mis compañeros tanto españoles como alemanes, que ha hecho que sea un viaje inolvidable.

Otro aspecto muy positivo del viaje a destacar ha sido el conocimiento del sistema educativo alemán, la cultura y costumbres alemanas y la visita a diferentes sitios culturales de Hamburgo.

Por último, y para mí el aspecto más importante del viaje, la posibilidad de practicar el alemán con los alumnos y de sentir esa motivación por seguir aprendiendo el idioma y estar en contacto con el país.


Agradecimientos

El éxito de esta movilidad es fruto de la implicación de muchas personas: Viktorija Jacunska (nuestra coordinadora Erasmus); equipo directivo de la EOI; equipo directivo, coordinadora Erasmus y profesorado de la Anna-Warburg-Schule; alumn@s participantes (que han mostrado una actitud extraordinariamente positiva); alumn@s de Español del centro alemán (que han sacrificado algunas clases y mucho tiempo libre para acompañarnos y conocernos); y sobre todo la profesora de Español de la Anna-Warburg-Schule, Tanja Zimmermann, que ha puesto todo el empeño y cariño del mundo en que nuestra estancia en Hamburgo fuera posible. Esperamos que nos devuelvan pronto la visita y vengan a nuestra EOI.

Antonio J. Fernández Arias

Profesor de Alemán

PD El centro que nos acogió en Hamburgo también ha difundido nuestra estancia: https://www.anna-warburg-schule.de/detail-2024/erasmus-projekt.html